Uno de los desafíos más importantes es lograr un Estado que dé respuestas a la demanda ciudadana

Participé en la disertación del Encuentro Regional de las Américas de la Alianza para el Gobierno Abierto 2017 que se desarrolla en el Centro Cultural Kirchner (Buenos Aires).  
 
Bajo el título “De Gobierno Abierto a Estado Abierto”, fui el orador en un panel que compartí con la diputada Paula Forteza, diputada franco-argentina representante en la Asamblea Nacional por los franceses de América Latina y el Caribe y Adriana Donato, presidenta del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación. 
 
Uno de los desafíos importantes que tenemos por delante es cómo migramos de la organización actual; una estructura de estado con una lógica del razonamiento que no funciona y con una serie de normas que establecen determinados parámetros de trabajo y de respuestas, que no tienen nada que ver con la demanda ciudadana.
 
El reto del momento es lograr un Estado open friendly.  Para ello hay que cambiar paradigmas porque toda la institucionalidad de América Latina se conformó con el clásico modelo deductivo. La gran crisis del sistema político se debe a cómo abrimos el Estado para que no sea un contrato de adhesión.
 
Hay que entender que no existe más el ciudadano telespectador; y desde Salta se obtuvo un gran resultado con la Boleta de Adhesión.
 
Detallé la experiencia de la Provincia que inició en el mes de mayo pasado, un proceso a través de debates, foros de discusión y asambleas para incentivar la participación de la comunidad en la elaboración de un proyecto de ley de Gobierno Abierto. Esta se formula como una política pública transversal para mejorar la gestión de los actos de gobierno, basada en principios como la transparencia, acceso a la información pública, ética ciudadana, innovación tecnológica y participación ciudadana.

En la línea de lograr gobiernos más abiertos mediante la promoción de políticas transparentes y participativas, puntualicé que uno de los mecanismos de participación es el pleno conocimiento del ciudadano. Por ello el desafío hoy es cómo migramos la estructura del estado para establecer parámetros de respuestas que respondan a la lógica cultural actual.
 
En cuanto a cómo hacer para que los grupos desaventajados tengan más voz, es importante apelar a la mecánica de discriminación positiva a efectos de avanzar a la lógica de mayor comunicación e incorporación cultural.
 
Hice hincapié en la necesidad de explorar caminos de participación ciudadana para la toma de decisiones con lógicas y soportes de manera que si hay una inquietud a las 4 de la mañana haya un Gobierno Abierto que te responda, y el Estado argentino no está preparado para eso. Hay que empezar a prepararse.
 
En el Centro Cultural Néstor Kirchner se desarrolla hasta hoy el Encuentro Regional de las Américas para el Gobierno Abierto 2017.
 
Participan más de 2.000 representantes de gobiernos, sociedad civil, innovadores digitales, desarrolladores, periodistas e investigadores para compartir experiencias e impulsar la agenda de Gobierno Abierto de cara a los desafíos regionales actuales.

Todos los derechos reservados