Güemes. Ejemplo a seguir

Nuestra historia ofrece para la reflexión y la inspiración hombres que fueron ejemplo como ciudadanos y como gobernantes. Como salteño, pero fundamentalmente cómo argentino, el General Martín Miguel de Güemes es sin duda el hombre que aún nos conmueve por sus convicciones, su entrega, su valor y su visión estratégica de una patria libre y soberana. 

 

Su compromiso con el pueblo y su afán por lograr para sus comprovincianos la igualdad y la equidad, su lucha que no supo de claudicaciones, su ejército de gauchos llenos de sueños y valentía y su compromiso total con la causa más justa: la independencia y la libertad de todos los argentinos. Todo esto hizo del General Güemes no sólo el mayor prócer salteño sino uno de los más grandes de nuestra patria. 

 

Fue también, y con el mismo arrojo, un hombre de Estado progresista y visionario. La creación del Fuero Gaucho, el primer antecedente histórico en la lucha por las conquistas sociales que recién un siglo y medio después se verían plasmados en Ley bajo el Gobierno de Juan Domingo Perón. Además, el General Martín Miguel de Güemes fue el primer Gobernador de Salta elegido directamente por su pueblo, en una suerte de ejercicio espontáneo de la democracia y por aclamación, episodio que lo constituye en un indiscutible hito de liderazgo político y social. 

 

Estudiando su vida, mi espíritu se impresionó ante este hombre que contestara al ofrecimiento de los realistas de riquezas y honores con palabras como "Yo, Martín Miguel de Güemes, rico y noble de nacimiento, he sacrificado mi fortuna al servicio de la Patria. Y no hay mayor título que el amor de sus soldados y la estima de sus conciudadanos”. 

 

Hoy tenemos otras dificultades. No son ya soldados armados bajo una bandera extranjera. Son necesidades derivadas de condiciones sociales que todavía persisten y contra las que tenemos que luchar siguiendo el ejemplo de Güemes: sin respiro, con valentía y convicciones. Debemos construir una provincia con equidad y oportunidades para todos. La responsabilidad es mía. La lucha es de todos.


Todos los derechos reservados